De profesión tapicero de muebles

Hola amig@s.
Me resisto a pensar que la profesión de tapicero desaparecerá.

Comencé mi etapa laboral, allá por los años 70, como aprendiz de tapicero, así como muchos de los tapiceros que conozco y estoy seguro que alguno de los que me leéis.
Aprendiz. Una figura que  hoy en día no existe.
Pues bien, al poco de comenzar mi carrera laborar como tapicero, me di cuenta que la mejor herramienta que tenía eran mis manos.

¡Las manos hacen tanto por nosotros!.
Son capaces de desempeñar una gran variedad de funciones.
Son una parte vital porque definen quienes y como somos.
Sin ellas la vida y toda la actividad que ejecutamos a diario no sería posible. Es mas, privarnos de nuestras manos iría en contra de nuestra naturaleza.

De profesión tapicero

Por eso mismo no quiero dejar sin hacer un homenaje a la mejor y mas leal herramienta que tengo. Es cierto que necesito muchas otras como os conté en 6 Herramientas, no pueden faltar, taller de tapicería , pero sin mis manos, sin unas manos que las manejen no sirven para mucho, porque esas herramientas por si solas no tienen vida. Mis manos, tus manos, si la tienen, y no debemos olvidarlo.

Un saludo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *